Cinco consejos de seguridad para el hogar.


Toledo: Cinco consejos de seguridad esenciales                                  



Cinco consejos de seguridad para el hogar

Una ventana de un piso bajo abierta de par en par en verano es una bendición para los ladrones. La mayoría de la gente es mucho más cuidadosa, y lo que atrae a los ladrones suelen ser detalles un poco menos extremos. Pero, sin embargo, muy fáciles de evitar. Por eso compartimos estos cinco consejos de seguridad esenciales para evitar robos en el hogar. Empezaremos con una de las soluciones de seguridad más comunes: el siempre popular, sistema de alarma.

Cinco consejos de seguridad esenciales para tu casa

5. Haz ruido

A veces creemos que un sistema de alarma es un método perfecto, que arregla todo en cuanto a la seguridad se refiere. Pero no evita que nadie entre. Sin embargo lo que sí se consigue es que tu casa sea un objetivo menos atractivo para si se utiliza del modo correcto. Las alarmas parecen bastante fáciles de manejar: instalar, activar, acordarse de encenderla… Pero lo que hay que tener en cuenta es que la alarma salta una vez ha sucedido la intrusión en el hogar. Pero sin embargo, si quieres que tu alarma sea todavía más efectiva, los ladrones deben saberlo para evitar ser un objetivo. Esto significa que se tiene que ver bien la placa con el nombre de la empresa de alarmas fuera de la casa. Cuando la gente lo esconde, para no empañar la estética de la fachada, los ladrones no sabrán que esa casa de hecho es bastante menos deseable que la casa de al lado. Lo que con esto queremos decir, es que las alarmas son más efectivas cuanto más obvias.

4. Cuidado con las redes sociales

Los laldrones utilizan las redes sociales como cualquier persona. Así que hay que tener mucho cuidado con la información que se cuelga en Internet, como por ejemplo nuestros planes de vacaciones o nuestras escapadas. Son detalles que parecen inofensivos: actualizamos nuestro estado de Facebook diciendo que ya hemos llegado a Paris donde pasaremos tres semanas, tuiteamos que hemos decidido irnos a la playa, colgamos posts a tiempo real con las fotos de nuestros viajes… Nos encanta compartir. El problema es que no estamos totalmente seguros de con quién lo estamos compartiendo. No es tan difícil cotillear en la redes sociales, con lo cual un ladrón puede hacerlo igualmente y saber que tiene muchas falcilidades para acceder a tu casa sin ningun problema. Así que cuanto menos información les demos al respecto, mejor.

3. Dónde están las llaves…

Tal vez bajo el felpudo era un buen lugar para esconder una llave hace algunos siglos. El marco de la puerta también podria serlo si el ladrón mide un metro veinte. Pero estamos en el siglo XXI. Tal vez podria ser útil esconder una llave en caso de que te quedes fuera o un familiar tenga que ir a tu casa a recoger algo. Pero tal vez te encuentres en una situacion mucho más desagradable de que te han robado por esa misma razón. Así que es mejor no tener una llave extra por ahí al alcance de cualquiera. El lugar más seguro para una llave extra es con un vecino o familiar.

2. Que se haga la luz

La primera lección en las clases de “cómo ser un ladrón” es… que no te pillen. Y el primer paso para esto es evitar que te vean. Muchos robos ocurren a plena luz del día, pero la oscuridad sigue siendo un gran aliado de los ladrones.Por esto, resulta una buena idea iluminar bien tu casa, tanto en el interior (para evitar que parezca vacía) como en el exterior. Un temporizador es perfecto para evitar la apariencia de que no hay nadie en casa. Prográmalo para que se enciendan las luces a determinadas horas en las que no estás y cuando te vas de vacaciones. Así será mucho más difícil descubrir si estás de viaje o si te has tenido que quedar a trabajar hasta tarde. Fuera, lo que cuenta es la visibilidad. El área que rodea el exterior de tu casa es tu primera línea de defensa. Hay que colocar luces en sitios como entradas o zonas de paso. Los lugares más ocultos, en los que se podría esconder alguien también deberían estar iluminados, y si te preocupa el ahorro de luz, una buena idea puede ser conectar las luces a detectores de movimiento para que sólo se utilicen cuando sea necesario.

1. Y, simplemente, cierra bien

Si un ladrón pasa por una zona iluminada sin ser detenido y ha conseguido acercarse sin levantar sospechas, hay una oportunidad para pararle: la entrada misma. Normalmente se trata de una puerta o una ventana. Los barrotes o un cristal antirrobo son algunas de las posibilidades. Las puertas y las cerraduras pueden ser un poco más complejas. Un ladrón puede acceder tanto rompiendo la puerta como quitando la cerradura, así que hay que evitar esto: - La puerta debería ser de madera sólida o metal, para que aguante. - La placa perforada que va sujeta al marco debería ser resistente y estar atornillada con tornillos - en definitiva, no hay que ahorrar en puertas y cerraduras.

Fuente: Blog de seguridad de tyco

Facebook Twitter Vimeo Share to Stumble Upon More...